lunes, septiembre 19, 2016

Lens Tv Napoleon FENAZA 2016





PRESENTACIÓN EN ZACATECAS JOSÉ MARÍA NAPOLEÓN

miércoles, septiembre 14, 2016

Jose Luis Perales - Me llamas

ACÉPTAME COMO SOY AUDITORIO NACIONAL X Lucía Marín

CELOS NAPOLEÓN AUDITORIO

LEÑA VERDE JOSÉ MARÍA NAPOLEÓN AUDITORIO 11 SEPT X Lucía Marín

EL GRILLO JOSÉ MARÍA NAPOLEÓN X Lucía Marín

DE VEZ EN VEZ JOSÉ MARÍA NAPOLEÓN Lucía Marín

¿SABES POR QUÉ CANTAS NAPO? POR JORGE LUIS SANTA MARÍA DIGITAL POST

¿Sabes por qué cantas Napo?

http://digitallpost.mx/entretenimiento/sabes-por-que-cantas-napo/

Escrito por Jorge Luis Santa María / en Entretenimiento / en

Lunes, 12 Sep 2016 09:43 AM /



MÉXICO.- La respuesta a la pregunta que José María Napoleón un día recibió de su padre, la noche de ayer domingo 11 de septiembre en el Auditorio Nacional, fue evidente.

A José María Napoleón alguna vez su padre le preguntó; ¿Sabes por qué cantas? ¿Sabes por qué escribes? La primera respuesta la sabía, la segunda nunca la imaginó. Su padre le entregó un cuaderno con poemas que él había escrito, destreza que su hijo hasta ese momento, desconocía. Y las notas de Molino Rojo empezaban a entonarse y la emoción se sintió en el recinto.

Y después de escuchar a su padre, me permito hacerle la misma pregunta y responderle a la vez.

¿Sabes por qué cantas Napo?

Cantas porque supiste dar voz al sentir de muchos. Cantas porque sientes y emocionas. Cantas porque vives, aprendes y compartes. Cantas porque a través de la sonoridad respiras y haces respirar y suspirar. Cantas porque la mujer y el amor fueron tu inspiración y la vida su competencia. Cantas porque sería de enorme egoísmo quedarte con el mensaje. Cantas porque con tus historias provocas recordar lo importante que es amar en todas sus etapas. Cantas porque sin darte cuenta cada vez que lo haces desde un escenario, o desde la bocina de menos calidad, alguien está acompañándote, alguien está coreando, alguien está sintiendo, alguien está recordando, llorando o simplemente volviendo a vivir. Cantas porque sería un egoísmo haberte quedado con letras que no son tuyas, que le pertenecen a quien a través de ellas se siente identificado. Cantas porque solo tú podrías haber dicho a una madre lo que sería la vida sin su amor y porque nadie podría haber enseñado al hombre que nada es regalado, que se lucha, se esfuerza, por conseguir un sueño. Cantas porque nadie le habría cantado a ese pajarillo, al amor de habitación o al simple hecho de vivir. Cantas porque así eres y haces feliz a muchos, a muchas, a todos lo que entienden que para cantar no se requiere de mucha voz, se requiere de mucho más sentimiento.

El segundo encuentro del 2016 de José María Napoleón con el público del Auditorio Nacional se realizó la noche de ayer, junio y septiembre fueron los meses que registraron en los anales musicales, memorables noches donde las experiencias de Napo y el sentimiento que provocan sus letras, invadió el Coloso.

Tres metales, Una guitarra eléctrica, una acústica, un bajo, batería, piano, teclado y dos coristas (Jane y Paty Ardón), fueron los acompañantes en el escenario al que, en algún momento para cantar Hombre, su hijo José María también le acompañó.

El momento para recordar a Juan Gabriel no faltó y la experiencia de haber grabado un dueto que próximamente saldrá al mercado, provocó el aplauso interminable de un público que como él, admiraban al Divo de Juárez.

11 SEPTIEMBRE 2016 JOSÉ MARÍA NAPOLEÓN EN EL AUDITORIO NACIONAL



Gran concierto ofreció José María Napoleón en el Coloso de Reforma, muy emotivo, íntimo y a la vez divertido. Se presentó con un traje oscuro impecable, abriendo con un Popurrí que incluye; Ella se llamaba Martha, Eres y Nunca Cambies, canciones que en mi opinión deberían ser cantadas cada una por separado, porque son canciones que me encantan y siempre quisiera escucharlas completas. A lo largo del concierto recordó a sus amigos Jorge Macías y Juan Gabriel, con anécdotas divertidas pero también con cierta tristeza. Vimos a un José María Napoleón muy sensible, en varios momentos le ganaron las lágrimas, que nos acercaron mucho más al hombre detrás del artista. Él siempre ha sido una persona muy cercana a su público por lo que en varias ocasiones se acercó a ambos extremos del escenario y saludó a sus fans de mano.


José María Napoleón, nos hace sentir como quinceañeras, gritando, emocionándonos y mostrando nuestros sentimientos sin pudor, así es él, el amor platónico de muchas, de miles, yo una de ellas.
A lo largo del concierto nos sigue envolviendo en el romanticismo de su música, nos sabemos todas las canciones, pero yo por lo menos no las canto todas porque hay algunas que hay que saborearlas despacito, disfrutando de su voz, y cuando se acerca hacia el lado donde estoy sentada mi corazón palpita más fuerte, le canto o le sonrío con la esperanza de que me vea, que una sonrisa suya me pertenezca, veo a muchas acercándose y tocando su mano, tocando a su ídolo, pero yo no me puedo mover, aunque a veces parece que soy muy aventada la verdad es que soy todo lo contrario, entonces me contento con verlo tan cerca y me invento que su mirada se dirige hacia mí y me sonríe.


Tal vez sí, tal vez no, pero la noche es una velada increíble y lo mejor es que la comparto con quien más quiero en este mundo, mi hijo, él siempre es mi amigo, mi cómplice y comparte conmigo los mejores momentos de mi vida, y uno de los mejores momentos es cuando puedo ver a mi ídolo, mi amor platónico de siempre y para siempre...

Gacias José María Napoleón por esta tarde inolvidable, por compartir tus anécdotas, por hacerme reir, por hacerme llorar, por existir y porque siempre estás ahí, en mi alegría y en mi tristeza, llenando un poquito mi soledad con tu música.



Gracias!!

Lucía Marín
14 sept 2016

WICHI WICHI ARAÑA



Siempre me dicen... ¿Porqué no matas a las arañas?... y siempre les contesto: Por que cuando estoy aburrida voy y veo qué está haciendo la araña con su tiempo, pero siempre terminan matando a la pobre araña y yo siempre termino encontrando otra...

Wichi wichi araña, subió a la telaraña, vino la lluvia y se la tiró...

Y hablando de arañas... una anécdota... un día David me mandó whatsup (yo acá bien moderna, ruquita pero moderrrna, ok?) un video de una araña que se metió a su oficina, y de verdad que la arañita le estaba posando a David, hasta le cerraba un ojo y todo, verdad de Dios, en la noche estábamos en mi oficina, yo sentada enfrente de mi compu y el viendo hacia mí, estábamos platicando muy a gusto, pero a sus espaldas quedaban las cámaras de seguridad y yo siempre ando en el chisme caliente a ver que está sucediendo allá afuera, y en una de esas miré las cámaras y en una de ellas se veía una araña, y entonces muy emocionada le grité mira la araña!!! y que suelta santo gritote y que yo también grito y ahí estábamos los dos peneques gritando como peneques... jajaja con mucha angustía pues pa que me entiendan.. pues sí esta es la historia de lo mucho que nos gustan las arañas. Tan tan.